Cómo prevenir a tu hijo de las enfermedades de invierno - Arte y Armonía escuela de música

Nuestro clima tropical favorece la propagación de diferentes enfermedades en la época invernal.

La humedad, los cambios bruscos de temperatura y el calor son algunos de los principales agentes que intervienen en la proliferación de males como:

  • Resfrío, Gripe, faringitis, etc.
  • Enfermedades por picaduras de mosquitos: Dengue.
  • Enfermedades transmitidas por insectos, como moscas (infecciones estomacales e intestinales por contaminación de alimentos).
  • Enfermedades de la piel: salpullido, o erupciones cutáneas, producto de la irritación, o por contacto con agua contaminada y lodo.

En primera instancia podrías decir “A mi hijo no le va a pasar, yo siempre le brindo los mejores cuidados”. Enhorabuena, sabemos que estás pendiente de tu niño más que nadie.

Sin embargo, hay que estar atentos, porque existen varios factores y situaciones que no podemos controlar por completo y los niños pueden estar expuestos a una enfermedad.

Aquí, algunas de las situaciones más comunes por las que los niños pueden enfermarse en invierno.​

¿Dónde encontramos este tipo de riesgos?

* Si no se desecha, el agua estancada producto de las continuas lluvias, se vuelve un criadero de mosquitos.​

* De la misma manera, las lluvias ayudan al rápido crecimiento de las plantas, árboles y maleza en patios y parques, por lo que también en estos sitios los mosquitos podrían multiplicarse, poniendo en riesgo la salud de los niños .

* En zonas que se inundan fácilmente, los pequeños corren el peligro de sufrir afectaciones en la piel, producto del contacto con aguas contaminadas.

Esta mezcla de desechos con aguas servidas aparece en ciertas zonas urbanas, cuando las precipitaciones son muy frecuentes y las alcantarillas llegan a colapsar.

* Las enfermedades gastrointestinales, por otro lado, pueden producirse por la ingesta de alimentos mal preparados, o contaminados por insectos (moscas).

Una vez adquirida la infección, los niños pueden padecer síntomas como fiebre, vómitos, dolores de barriga y deshidratación, por lo que deben atenderse de inmediato por un médico.

Si bien no podemos controlar el 100% del tiempo a los niños, verificando dónde juegan, si comen fuera del colegio, o les brindaron una fruta que no estaba bien lavada, existen otras maneras de prevenir en gran manera estas enfermedades.

Hemos reunido una serie de tips que te ayudarán a cuidar un poco más a tu pequeño en esta época del año y así, evitarte contratiempos.

Protege a tu familia de los males de invierno

Lo primero y fundamental, que tu niño conozca y aplique las normas básicas de higiene personal:

  • Lavarse las manos antes de comer y luego de ir al baño.
  • Procurar no andar descalzos, sobre todo en lugares con el piso mojado.
  • Lavar bien alimentos que se consumen crudos, como frutas y verduras.  
  • Si no tienes a la mano desinfectante para vegetales, otra opción (más económica) es el vinagre.

Además de estas buenas costumbres, puedes proteger a tus niños de otras maneras:

1.- Desecha el agua estancada. Revisa tu patio y cuida que no se formen charcos que puedan servir luego como criadero de mosquitos.

Si necesitas tener agua reservada en tanques, que estos siempre permanezcan tapados.

2.- Poda con más frecuencia tus plantas y el césped, si tienes patio. Si dejas crecer demasiado las plantas, esto se puede convertir en un ambiente favorable para los insectos.

3.- Mueve tus muebles. De ser preciso, pide ayuda para cambiarlos de sitio por un momento y revisar.

Justamente en los lugares que permanecen quietos y oscuros los mosquitos aprovechan para esconderse hasta que llega la noche y salen a picar al más vulnerable de la casa: tu hijo.

​4.- Usa mosquiteros (toldos) para dormir, o repelente. Mientras descansamos, no somos capaces de defendernos de los insectos, así que esta es una herramienta muy eficaz para cuidarnos de las picaduras, durante la noche.

​5.- Fumiga de vez en cuando los ambientes. A pesar del cuidado, nunca estamos exentos de que, en un descuido, se metan mosquitos o demás bichos a la casa.

​6.- Ventila los espacios. Esta parte es importante. Mientras más aire limpio ingrese a tu casa, mejor.

​Esto porque se renueva el aire de la vivienda, se disipa el olor del insecticida y sobre todo, mantienes fresca tu casa.

​De esta manera también evitas que por el calor y el sudor aparezcan las irritaciones, o salpullidos en la piel de los niños.

​7.- Utiliza tela metálica en las ventanas para que circule el aire y así además impides la entrada de insectos, como las moscas, que también pueden afectar la salud de tu familia.

8.- Y por supuesto, ​no salgas de casa sin un paraguas en buen estado, o un impermeable, para proteger mejor a tu pequeño de la lluvia y evitar que se resfríe.

9.- Y finalmente, si está dentro de tus posibilidades, puedes ayudarlo a reforzar su sistema inmune y estar más protegido contra la gripe, con Vitamina C. 

La encuentras en cualquier farmacia y viene en distintas presentaciones (gomitas, pastillas masticables, o efervescentes). Cerciórate de que sean para niños. ​

​Con estos tips podrás cuidar un  poco más a tu hijo de las enfermedades comunes en el invierno.

​En Arte & Armonía también nos interesamos en brindar a los papis de nuestros alumnos consejos como estos y de otros temas de interés familiar.

​¿Quieres formar parte de nuestra gran familia?

​Solo llámanos y reserva una Prueba de Talento. Es GRATIS y sirve para guiarte al momento de elegir el instrumento musical ideal para tu niño.

¿Te gusta lo que leíste? Compártelo con amigos
María Fernanda de Farfán

Ma. Fernanda es Relacionista Pública de Arte & Armonía, Escuela de Música. Es la encargada de producir contenidos comunicacionales internos y externos para la escuela y gestionar alianzas publicitarias para eventos.

Click Here to Leave a Comment Below