¿Qué malos hábitos atentan contra el futuro de tu hijo? - Arte y Armonía escuela de música

¿Qué malos hábitos atentan contra el futuro de tu hijo?

Disponer de tiempo libre, a diferencia de los adultos, es de esas pocas cosas que los chicos aún pueden disfrutar.

​Partiendo de que la principal responsabilidad de un niño, o un joven, es estudiar y ayudar un poco en casa (ordenando su habitación, por ejemplo) podemos pensar que efectivamente, sí tendrían unas cuantas horas sin ocupaciones durante la semana.

​Algunos niños usan su tiempo libre para jugar pelota, andar en bicicleta, o simplemente correr en el parque.

​A otros les llama la atención la lectura, armar rompecabezas, dibujar, o hacer formas con legos.

​Los gustos de los niños son muy variados a la hora de entretenerse.

​Pero…

​¿Qué pasa con otro tipo de distracciones, que suelen consumir mucho tiempo?

Pues, existe la posibilidad de generar malas costumbres.

​Veamos algunos ejemplos.

​¿Qué distracciones pueden convertirse en malos hábitos?

​Bueno, sabemos que no todo el tiempo tu hijo se lo va a pasar estudiando.

​También tiene derecho a entretenerse, a distraer su mente y realizar actividades divertidas para él, o ella.

​Sin embargo, hay ciertas formas de entretenimiento que, si no se disfrutan en forma moderada, pueden resultar en malos hábitos que podrían perjudicar a tu niño, en el futuro.

Si bien algunas costumbres son pasajeras, con otras se corre el riesgo de que se arraiguen en la personalidad de un niño y que después, cuando ya sea un adulto, resulte muy tarde para cambiarlas:

  • Navegar por Internet en exceso.  A diferencia de generaciones anteriores, en la actualidad, muchos niños ya no juegan en parques, ni reciben tanta luz del sol.

Al contrario, pasan la mayor parte del día conectados a la Internet, a través de dispositivos electrónicos como teléfonos móviles, tabletas, etc.

Y como hemos mencionado en otros blogs, permanecer muchas horas navegando por Internet puede crear una dependencia.

  • Y en la medida en la que un niño con esta dependencia no pueda acceder a la red, sentirá ansiedad e irritabilidad.
  • A esto se le suma la falta de descanso,  en casos en los que no existe mayor control por parte de los padres y el niño se desvela con frecuencia.
  • Y como sabes, cuando un niño no duerme bien, no estará atento a su clase, por lo que el rendimiento escolar puede decaer.
  • Demasiadas horas frente a la tv. ¿Has escuchado el término “binge-watching”?

No es otra cosa que la famosa “maratón” de televisión.

Pasar incontables horas viendo, capítulo por capítulo, tus series favoritas, sin hacer pausa.

Estos son comportamientos que actualmente se ven más en los adultos, pero ten en cuenta que los pequeñitos, inevitablemente aprenden y repiten lo que hacen sus papás.

Y hablando de ver televisión...

¿Es verdad que, por lo general, nadie se sienta a ver sus programas sin algo de picar, no?

Bueno, este es otro asunto que también puede salirse de control, hasta convertirse en un mal hábito:

  • Mala alimentación + sedentarismo. Puede ser que los niños comiencen a adquirir la mala costumbre de sentarse en el sofá muchas horas, para ver televisión, acompañados de un tazón grande de frituras (snacks en paquetes), gaseosas y demás golosinas.

Si esto se vuelve un hábito, imagínate lo perjudicial que puede resultar que un niño o joven deje de salir a jugar, a correr y al contrario, pase todos los días, muchas horas frente a la tv, consumiendo comida chatarra.

Pueden surgir problemas como el aumento de peso y complicaciones en su salud, por alimentarse de manera incorrecta, con snacks que no tienen ningún tipo de nutriente.

  • Incontables horas de videojuegos. A veces, por no desenchufarse del juego, o porque tiene una "buena racha", un niño puede llegar a desperdiciar tiempo valioso de descanso, o querer dejar de lado sus tareas, o responsabilidades en casa.

Y qué decir de los contenidos violentos de muchos videojuegos que, ciertamente, influyen en el comportamiento de los niños y jóvenes.

Vale la pena preguntarse, entonces:

¿Por qué exponer a un pequeño a un “juego” en el que la consigna es eliminar a algo, o a alguien?

Seguramente lo pensarás varias veces antes de tener este tipo de entretenimiento en casa, que en realidad solo fomenta la agresividad.

  • Aislamiento. El uso constante de teléfonos móviles (para navegar por Internet, mandar mensajes en WhatsApp, o ver redes sociales todo el tiempo), la tv y videojuegos terminan por aislar a los niños y jóvenes.

Y de esta manera, aunque te pueda parecer exagerado, poco a poco se pierde la práctica del habla.

A los niños se les dificulta entablar conversaciones y tener una buena comunicación, porque la única interacción que mantienen es con un aparato.

En resumen, a mayor aislamiento, menor capacidad de lenguaje y de integración social tendrá un niño, o un joven, en el futuro.

Entonces...

¿Qué podemos hacer al respecto?

Para todos estos casos, nada mejor que mantener un balance.

Es decir, permitir que tu niño se distraiga, pero con ciertos límites, especialmente en eso que podría convertirse luego en un mal hábito.

Y lo más importante: en lugar de criticar, o castigarlo en la primera ocasión que veas algunas de las conductas mencionadas, hay que explicarle porqué son malas costumbres y de qué manera lo podrían perjudicar en el futuro, si no se corrigen a tiempo.

Y por supuesto, hay que fomentar actividades que contribuyan a su bienestar, como:

  • Tener contacto con la naturaleza.
  • Jugar al aire libre, o hacer días de campo familiares en algún parque.
  • Realizar actividad física.
  • Alimentarse sanamente.

En adición, nunca olvides felicitarlo cuando veas un progreso en su manera de comportarse, ya que esto lo motivará a seguir practicando buenos hábitos.

Algo que también puedes hacer es brindarle a tu niño la oportunidad de aprovechar su tiempo libre, aprendiendo a desarrollar su talento y además a cultivar buenos hábitos, como ser ordenado y mantenerse activo, física y mentalmente, ya que esto le servirá cuando sea adulto.

Para conseguirlo, nada mejor que la música.

Aprender a tocar un instrumento fomenta buenos hábitos

La música es un arte que ayuda a los niños y jóvenes a formar buenos hábitos, además de desarrollar nuevas cualidades y reforzar las existentes.

¿De qué manera?

1.- Para comenzar, la música es un lenguaje, a través del cual tu hijo puede aprender a expresar sus sentimientos y pensamientos, por lo que se potencia la comunicación y por ende, la integración social.

2.- Otro beneficio es que le ayudará a desarrollar su creatividad y tendrá más facilidad para resolver problemas.

3.- La música ejercita el cerebro, al contrario del efecto de la televisión, que lo adormece.

​Cuando tu hijo practica un instrumento musical se producen infinidad de conexiones entre neuronas, por lo que podemos decir que es la mejor manera de mantener un cerebro activo y saludable.

4.- ​Con el aprendizaje musical se adquieren gradualmente buenos hábitos, como la puntualidad y el orden.

Porque las clases, ensayos y presentaciones cuentan con un método que instruye a niños y jóvenes a valorar la importancia de llegar a tiempo y trabajar clase a clase, siguiendo instrucciones, para lograr objetivos.

5.- Aprenden a ser cuidadosos (en general y con los instrumentos).

Todo estudiante sabe que sacará el mejor provecho de su instrumento musical si lo mantiene en óptimas condiciones, por lo que van adquiriendo el buen hábito de cuidar sus pertenencias.

Existen otros buenos hábitos que tu hijo puede adquirir a través de la música.

¿Te gustaría que tu niño reciba estos beneficios desde ahora?

Solo comunícate con cualquiera de nuestras sedes: Urdesa, vía a la costa, Samborondón, La Aurora, o Manta y reserva una Prueba de Talento.

Es un test sencillo y GRATIS, que te dará la guía necesaria para escoger el instrumento musical adecuado para tu hijo.

​Haz clic en el banner debajo para ver un vídeo con más detalles sobre nuestras Pruebas de Talento y cómo hacer para separar tu cita.

¿Te gusta lo que leíste? Compártelo con amigos
María Fernanda de Farfán

Ma. Fernanda es Relacionista Pública de Arte & Armonía, Escuela de Música. Es la encargada de producir contenidos comunicacionales internos y externos para la escuela y gestionar alianzas publicitarias para eventos.

Click Here to Leave a Comment Below