La música refuerza la autoestima - Arte y Armonía escuela de música

A lo largo de nuestra vida vamos construyendo una imagen de nosotros mismos y hacemos una valoración de ella. Esto es lo que normalmente conocemos como autoestima.

Nuestras vivencias, experiencias, alegrías, tristezas, temores, etc, intervienen en la formación de la autoestima, desde la niñez.

Y por supuesto, parte importante de este proceso también lo forman las personas de nuestro círculo más cercano: padres, maestros y amigos, quienes influyen directamente, por conocernos bastante bien y porque valoramos el criterio que tienen sobre nosotros.

Esta auto-valoración por lo general, es positiva y le ayuda a una persona a afrontar las dificultades de la vida.

Una autoestima fuerte le da la confianza a un niño, por ejemplo, de animarse a hablar en público, de aceptar de buena gana algún comentario sobre él, aunque no esté de acuerdo; le ayuda a aceptar la derrota de su equipo de fútbol del colegio, sin desmoronarse.

En otras palabras, una autoestima fuerte le permite confiar en sí mismo y en lo que es capaz de hacer, sin que nadie lo defina, o lo limite. Y también le da el poder de salir adelante, pese a los retos que se le puedan presentar.

De la misma manera, la autoestima le da la capacidad de aceptar errores y críticas, sin dejar que estos se conviertan en situaciones negativas que terminen por restar el amor propio y el valor de la persona.

¿Por qué se produce la baja autoestima?

Ya decíamos anteriormente que la manera en la que crecemos y las personas de las que nos rodeamos influyen mucho en la formación de la autoestima.

Sin embargo, nosotros también hacemos nuestra parte. Además de los "factores externos", la manera en la que manejamos nuestras emociones contribuye también en la formación de la autoestima.

Estas son algunas  razones por las que una persona puede llegar a tener una autoestima baja:

  • Cuando se refuerzan experiencias y sentimientos negativos.
  • Recibir constantes críticas u opiniones negativas de lo que una persona es, dice, o hace.
  • Falta de muestras de cariño.
  • Comparase con los demás.
  • No permitirse un margen de error contribuye al perfeccionismo y la autocrítica excesivos.
  • Rodearse de personas tóxicas.
  • No realizar actividades que desafíen nuestras capacidades (retos), o potencien nuestra sensación de logro, entre otros factores.

Por el contrario, las personas con una autoestima sólida se sienten bien consigo mismas, resuelven problemas y enfrentan los retos de manera positiva.

Esta confianza que poseen les permite relacionarse con los demás de manera natural y además proyectarse de manera positiva dentro de su círculo familiar y en el mundo laboral.

​Por estas y otras razones es tan importante que los padres, sobre todo, trabajen en reforzar la autoestima del niño, eso sí, siempre de manera equilibrada, para no caer en la vanidad.

Una manera muy eficaz para ayudar a un niño a reforzar su autoestima es a través de actividades que lo motiven a enfrentar retos y conquistarlos. ¡Y si es de manera divertida, mucho mejor! Me refiero a la música

Música para desarrollar la autoestima​

​¿Sabías que aprender un instrumento musical puede ayudar a reforzar la autoestima de tu hijo? Te explico de qué manera.

  • ​Para empezar, la música por sí sola induce a estados de ánimo más positivos.
  • Aprender algo desde cero le permitirá a tu hijo probarse a sí mismo lo que es capaz de hacer.
  • ​Con la motivación correcta (una clase de lo más divertida, con dinámicas, canciones, etc) el niño se olvidará de la presión que pueda imponerse a sí mismo y el temor al fracaso. Dejará a un lado el “no puedo”, el “no soy suficientemente bueno para esto” y más bien obtendrá una experiencia positiva, que reforzará sus capacidades.
  • Alto sentido del logro. Llegar a interpretar una canción, presentarse en un recital, participar en un certamen, en un gran teatro, serán experiencias tan gratificantes, que darán cuenta de su gran talento y sobre todo, de que puede conseguir todo lo que se proponga, con esfuerzo y constancia.
  • Al prepararse para una presentación, los niños aprenden a valorar su propio trabajo y el de los demás.
  • La práctica de la música, al reforzar la autoconfianza, promueve la integración social.

Con el aprendizaje musical, el niño va descubriendo poco a poco que puede seguir ritmos, crear canciones, conocer un nuevo lenguaje y producir hermosas melodías.

Empieza a tener conciencia de las metas alcanzadas y siente más aplomo para desenvolverse. Se vuelve más participativo, acepta más responsabilidades y va perdiendo el miedo. 

​Y lo mejor es que nadie se lo tiene que decir. Él lo ve por sí mismo y lo empieza a proyectar. 

Nuestros padres son testigos, en cada uno de nuestros eventos, de cómo el niño se transforma en el escenario y se presenta seguro de sí mismo. Con algo de nervios, como es normal, pero se atreve a dar pasos que solo se logran a través de una autoestima fuerte. ​

¿Quieres esto para tu niño? Bríndale la oportunidad de experimentar estos cambios positivos y reforzar su autoestima, llamando a cualquiera de nuestras sucursales: Los Ceibos, Ciudad Colón, vía a la costa, vía Samborondón, La Aurora, o Manta y separando una Prueba de Talento.

​Es completamente GRATIS y servirá para darle a tu pequeño una guía del instrumento musical adecuado para él.

¿Te gusta lo que leíste? Compártelo con amigos
María Fernanda de Farfán

Ma. Fernanda es Relacionista Pública de Arte & Armonía, Escuela de Música. Es la encargada de producir contenidos comunicacionales internos y externos para la escuela y gestionar alianzas publicitarias para eventos.

Click Here to Leave a Comment Below