La importancia de crear reglas en el hogar - Arte y Armonía escuela de música

La importancia de crear reglas en el hogar

Durante siglos han existido las leyes. Reglas que todos estamos obligados a seguir y que fueron creadas para establecer límites, que suponen un beneficio para todas las personas.

Las reglas son necesarias para vivir en orden, armonía y para poder integrarnos a un entorno social civilizado.

Si te fijas bien, hay reglas por todas partes:

  • Leyes que rigen a un país.
  • Leyes de tránsito, para regular la transportación (y sin ellas la circulación sería un caos, ¿verdad?).
  • Reglas en la escuela (una hora de entrada y salida, códigos de vestimenta y comportamiento, etc).
  • Y por supuesto, reglas en el hogar, como principios de adaptación a todas las pautas que debemos seguir, a medida que crecemos.

Veamos un poco más sobre la importancia de este último punto…

Reglas en el hogar para formar el carácter de un niño

Como siempre hemos dicho, el hogar es la primera escuela.

​Aquí tu hijo aprenderá todas las reglas básicas de convivencia, que lo prepararán para el futuro:

  • Cómo debe conducirse en la mesa (modales).
  • Cuál es la rutina de aseo personal.
  • Cómo comportarse con los mayores, con sus hermanos, etc.
  • El horario para levantarse (para ir a la escuela) y la hora de ir a la cama.

En fin, hay muchas reglas que los niños van conociendo a medida que crecen.

​Y lo cierto es que cuando un niño sabe y practica las reglas que sus papis le enseñan, estos últimos se ahorran muchos disgustos y dolores de cabeza.

​Por eso es tan importante establecer reglas a los niños desde muy pequeños, para que más adelante sean capaces de integrarse sin problemas a la sociedad, que funciona precisamente con reglamentos y leyes.

¿En qué se diferencia un niño que sigue reglas de uno que no?

Es fácil diferenciar a un niño que sí cumple con las reglas básicas de comportamiento, de otro que no las conoce, o decide pasarlas por alto. 

Pero lo más importante es saber las repercusiones que tiene en su formación el observar o no las normas: 

  • Un niño que sigue las reglas está consciente de que estas existen para su beneficio, por esa razón las entiende y está de acuerdo con obedecerlas.
  • Un niño que no conoce las reglas corre más riesgo de estar expuesto a algún peligro, precisamente por no conocer los límites e ignorar las advertencias (por ejemplo, cuando se le indica a un niño que no se acerque a la estufa, porque se puede quemar).

  • Los niños que siguen las reglas saben qué es lo que se debe hacer y qué es lo que no, en determinado lugar, o circunstancia. Muchas veces no precisan de un adulto que les recuerde las normas de comportamiento.
  • Los niños que no se apegan a las reglas tienen dificultad de ejercer autocontrol y suelen poner a prueba la paciencia de las personas (por lo general, del adulto responsable que lo acompaña), provocando situaciones de estrés.

  • Un niño que obedece las reglas está consciente de que si no lo hace, habrá consecuencias.
  • Los niños que no experimentan consecuencias (por ejemplo un castigo por no obedecer) comprenden que pueden hacer lo que quieran y se acostumbran a hacer caso omiso de las reglas.

​Esto causa en un futuro grandes frustraciones, ya que en el mundo real (cuando ya es adulto)  se le hará difícil lidiar con el hecho de que toda acción que implique un desapego a las leyes, conlleva una sanción.


  • Los niños que siguen reglas tienen mejor control sobre sí mismos (sobre sus emociones y sus acciones) a diferencia de los que no obedecen las normas.
  • Los niños que obedecen las reglas se integran mejor socialmente, a diferencia de quienes no lo hacen.

Hay que tener en cuenta que un niño no nace sabiendo las reglas, por lo que es importante que sus padres se las den a conocer, desde muy pequeños, de manera clara y práctica.

Esto también implica que el niño conozca cuáles serían las consecuencias de su accionar, en caso de que desobedezca las normas de la casa.

¿Qué aspectos considerar al momento de dictar las reglas?

El cerebro de los niños pequeños es como una esponjita: aprenden rápidamente y sobre todo, lo que ven de los adultos que los rodean.

Entonces hay que aprovechar esta facilidad de aprendizaje y mostrarles desde temprana edad cuáles son las reglas del hogar.

¿De qué maneras?

  • Dar a conocer al niño, poco a poco (y no de golpe), las reglas de la casa.
  • Los papis tienen que ser muy claros: explicar de acuerdo a la edad y de manera sencilla y no dar 5 órdenes al mismo tiempo.
  • Dando el ejemplo.
  • Motivación. Elogiar el buen comportamiento del niño cuando sigue las reglas. Así lo conectará con una experiencia positiva.
  • A través de la repetición de las conductas que en casa sean consideradas como “las reglas”.
  • Con tranquilidad, pero firmeza, explicar al pequeño cuáles serían las consecuencias si no se obedecen las reglas.
  • Si el niño ya sabe leer, colocar las reglas principales de la casa en un lugar visible.
  • Ser firmes en las consecuencias. Esto aplica tanto para cuando no obedezca, como para cuando sí haga caso.

Si no se efectúa de esta manera, el niño percibirá un mensaje equivocado.

Entenderá que "mami y papi mienten", o que "no habrá consecuencias, porque mis papás nunca cumplen sus advertencias de castigo, cuando no obedezco".

Como puedes ver, es vital que los papis enseñen a sus pequeños la conducta que se espera de ellos, tanto dentro como fuera de la casa.

¿Te has topado con niños que en la escuela son unos angelitos, pero en casa son un "terremoto"?

Esto sucede porque los maestros, para poder enseñar, tienden a explicar las reglas de su clase; también porque las normas que allí se imparten son conductas repetitivas (para todos los días del año escolar) y cuando se infringen hay consecuencias (llamados de atención, suspensiones, etc).​

Mientras que, en casa, el panorama suele ser diferente.​

En algunos casos, en los que hay otra persona (que no es papá, ni mamá) cuidando del niño, es muy difícil que realice esta tarea tan importante (enseñarle al niño cómo debe comportarse, en general) porque suelen limitarse únicamente a mirarlo mientras juega, o velar porque no haga alguna travesura.

​Por eso, nada mejor que enseñar a los chicos a seguir las normas del hogar y adquirir disciplina, la base para vivir en armonía dentro de la sociedad.

​Una ayuda extra…

A propósito del aprendizaje de reglas en los niños...

​¿Sabías que la música puede reforzar la disciplina en ellos?

​Esto sucede porque los chicos que aprenden a tocar un instrumento musical:

  • Siguen un método determinado de aprendizaje.
  • Aprenden una serie de instrucciones que da el maestro, para poder obtener notas, mejorar la técnica y cuidar correctamente su instrumento musical, junto con sus accesorios.
  • Aprenden reglas de la clase, para un correcto desarrollo de la sesión musical, con resultados positivos, plasmados en bellas melodías.

Es decir que..

Seguir las reglas traerá recompensas a corto plazo: 

  • Sensación de logro, cuando llegan a interpretar hermosas piezas musicales.
  • Motivación constante, que refuerza los buenos hábitos y las normas de buena conducta en los niños.

​La música, entonces, tiene esa facultad de lograr que los niños aprendan a seguir las reglas, como refuerzo de las que ya practican en la casa y en la escuela.

¿Te gustaría que tu hijo reciba este y otros beneficios, con el aprendizaje de un  instrumento musical?

​Solo llama a cualquiera de nuestras sucursales: Urdesa, vía a la costa, vía Samborondón, La Aurora, o Manta y reserva una Prueba de Talento.

​Es GRATIS, solo toma 15 minutos y con ella te ayudaremos a elegir el instrumento musical adecuado para tu niño.

Haz clic en el banner debajo para ver un vídeo, con más detalles sobre cómo reservar tu cita.​

¿Te gusta lo que leíste? Compártelo con amigos
María Fernanda de Farfán

Ma. Fernanda es Relacionista Pública de Arte & Armonía, Escuela de Música. Es la encargada de producir contenidos comunicacionales internos y externos para la escuela y gestionar alianzas publicitarias para eventos.

Click Here to Leave a Comment Below