¿Tu hijo es muy activo? ¿Le cuesta mantenerse quieto en algún lugar?

En ciertas ocasiones, esto podría preocuparte, porque puedes llegar a pensar que es algo que debe corregirse lo antes posible.

Pero, analicemos…

Los niños, por naturaleza, son inquietos: están conociendo el mundo que les rodea, sienten mucha curiosidad. 

De ahí que, generalmente, no puedan quedarse sentados y en silencio.

Ahora, si crees que tu pequeño tiene mucha más vitalidad que otros niños, te invito a considerar que aprenda el instrumento musical que, por excelencia, le ayudará a canalizar toda esa energía: la batería.

Estudiar batería hará que tu hijo libere esa gran cantidad de energía, además de proporcionarle incontables beneficios.

¿Cómo cuáles? Revisemos.

1.-Mejora la coordinación.

La batería es el instrumento para el que más coordinación se necesita, ya que implica el movimiento de ambas manos y también del pedal, de manera independiente.

2.- Aumenta su nivel de concentración, atención y su memoria.

Tu niño debe estar enfocado para producir los sonidos correctamente.

Hacer este ejercicio de forma constante, en las clases y su práctica diaria en casa, incrementará su capacidad de concentración, un beneficio que podrá aplicar también en la escuela, o cualquier actividad que lo requiera.

Lo mismo sucede en cuanto a la atención, ya que, mientras toca la batería, debe estar pendiente de las partituras y también mantener comunicación visual con sus compañeros de grupo (en el caso de las bandas).

En resumen, interpretar canciones con la batería es un excelente ejercicio para incrementar el nivel de atención y concentración de tu niño, a largo plazo. 

Además, este ejercicio mental que realiza, con el repaso de partituras mientras toca el instrumento, reforzará su memoria. Una gran ventaja, esté o no en etapa escolar.

3.- Canaliza su energía y tendrá sensación de bienestar.

Puesto que la música, por sí sola, nos conduce a estar de buen ánimo, es mayor su influencia cuando se la ejecuta.

Tocar batería ayuda a liberar el estrés, la ansiedad y a alcanzar una sensación de bienestar con efectos a largo plazo, si se practica con regularidad.

4.- Se volverá más creativo y expresivo.

Será normal que lo(a) veas tratando de sacarle ritmo a todo y creando sus propias composiciones en la batería.

Este instrumento musical ciertamente le permitirá explorar su lado creativo, por lo que verás cómo se esfuerza en intentar varios ritmos y canciones.

Además, este instrumento le ayuda a ser más expresivo, recuerda que la música es el lenguaje universal a través del cual ponemos de manifiesto nuestras emociones y pensamientos.

5.- Con la práctica diaria, aprenderá a ser constante.

¿No le salió la canción a la primera? Pues vuelve a intentarlo. Y otra vez. Una vez más, hasta que lo consigue.

El baterista que practica con regularidad, potencia la excelente cualidad de la constancia.

Esto será gran utilidad para tu hijo, ya que le resultará más fácil asumir retos, equivocaciones de una manera positiva y ganará determinación para conquistar lo que se proponga.

6.- Se volverá menos tímido y más sociable.

Son maravillosos los cambios que experimentan los chicos cuando aprenden a tocar un instrumento musical.

La batería, en especial, les ayuda mucho a dejar de lado la timidez y volverse más sociables; se van integrando poco a poco en un grupo, ya que comparten conocimientos y lindas experiencias, en las aulas y el escenario.

También mejoran sus habilidades de comunicación, lo que les facilita hacer amigos.

Y por supuesto, se divierten mucho mientras aprenden nuevas destrezas y amplían su repertorio musical.

7.- Amplía sus gustos musicales y su interés por aprender.

Puesto que la percusión marca el ritmo de una agrupación, la podemos apreciar en muchas canciones de casi todos los géneros musicales.

Si tu niño se inclina más hacia los instrumentos de percusión, le será más fácil generar interés por conocer y explorar géneros musicales diversos, como el Rock, el pop y por qué no, la salsa, el merengue, etc.

Esto a su vez lo motivará continuamente a ampliar sus conocimientos y su repertorio, teniendo como resultado una experiencia educativa satisfactoria.

8.- Realiza actividad física.

Tocar la batería es un ejercicio que requiere cierto nivel de energía.

Además de un arte, es considerado como una actividad física, ya que tanto la parte superior del cuerpo, como la inferior, trabajan para poder ejecutar el instrumento.

Tu hijo(a) se divertirá a lo grande, tocando con mucha energía sus canciones favoritas.

Por si no lo sabías, el baterista es el corazón de la banda. Es quien marca el ritmo de una canción.

9.- Mejoran sus reflejos.

Un niño, o joven que aprende a tocar batería utiliza sus manos y pies haciendo movimientos rápidos, lo que incrementará su capacidad de respuesta física, porque su cuerpo se acostumbrará a hacerlo, mediante la práctica regular del instrumento.

Como puedes apreciar, si tu hijo tiene un alto nivel de energía, el aprender a tocar batería le ayudará a canalizarla de una manera positiva, mientras aprende un hermoso arte y además desarrolla todo su potencial y sobre todo, su gran talento.

Si en adición, siente afinidad por la música, tiene facilidad para seguir el ritmo y ya cumplió 7 añitos (la edad recomendada para poder alcanzar el pedal del instrumento), entonces, ya está listo para empezar sus clases de batería.

Ahora, pasemos a otra cuestión que también es importante:

¿Cómo escoger un buen profesor para tu hijo?

Si ya decidiste darle a tu niño el hermoso regalo de aprender a tocar batería, seguro te estarás preguntando qué aspectos considerar para escoger un buen maestro para él/ella.

Te recomiendo evaluar lo siguiente:

  • Busca un profesor que sea músico profesional. Esto significa que debe tener una completa formación académica.

Es decir, con estudios realizados en el instrumento que enseña, en este caso, en batería.

Como padre preocupado por el correcto aprendizaje de tu pequeño artista, lo mejor es asegurarse de que adquiera buenas bases musicales, que solo se consiguen con un maestro especializado.

En Arte & Armonía contamos con profesores altamente capacitados y especializados en el instrumento que enseñan y que además son frecuentemente evaluados, para garantizar la excelencia académica.

  • Que comprenda y sepa ejecutar varios géneros musicales.

Un maestro de batería que pueda tocar tanto una canción de Rock, como un tema de salsa, por ejemplo, dará cuenta de su versatilidad y su calidad como músico, explorando varios géneros musicales para ampliar su abanico de enseñanza.

Esto es un valor agregado para el aprendizaje de tu hijo, el hecho de que cuente con un profesor que no se encasille a la hora de enseñar.

  • Que cuente con el respaldo de un programa educativo adecuado, es decir, que forme parte de una academia, o escuela de música.

Esto te garantizará el aprendizaje planificado y cuidadosamente estudiado por expertos en la materia. Es decir, cero improvisaciones.

Es verdad que algunas escuelas y colegios incluyen Música en su malla educativa, pero el contenido suele ser muy general y muchos de ellos no le darán a tu hijo la facilidad de escoger el instrumento musical de su preferencia.

Y esto, créeme, es un aspecto muy importante para mantenerlo motivado durante todo el año.

En Arte & Armonía contamos con un programa de certificación internacional que, junto con los conocimientos impartidos por un maestro calificado, harán que tu niño aprenda correctamente tanto la teoría, como la práctica.

  • Que conozca del medio y tenga experiencia sobre el escenario.

Un músico, además de conocer la teoría y ejecutar bien el instrumento, debe adquirir experiencia en escena.

Es decir que es muy importante que el profesor de tu hijo pueda transmitirle seguridad y también compartir sus consejos, con base en todas sus presentaciones.

Esto le servirá para motivarlo, ya que tu niño se sentirá más tranquilo y apoyado por su maestro en cada una de sus interpretaciones.

Los maestros de Arte & Armonía cuentan con amplia experiencia sobre el escenario: conocen bien cómo se desenvuelve una presentación, saben cómo preparar sus instrumentos, hacer pruebas de sonido; cómo conducirse ante una audiencia y qué hacer frente a un imprevisto, etc.

Será muy provechoso que tu hijo pueda nutrirse de estos conocimientos que solo puede brindarle un profesional con experiencia en la escena musical.

¿Te gustaría formar parte de nuestra gran familia?

Solo comunícate con cualquiera de nuestras sucursales: Los Ceibos, Ciudad Colón, vía a la costa, vía Samborondón, La Aurora, o Manta y reserva una Prueba de Talento.

Es GRATIS y con ella tendrás la mejor guía para que tu hijo pueda iniciar su aprendizaje musical.

Haz clic en el banner debajo para ver un vídeo con más información sobre nuestras Pruebas de Talento y qué hacer para separar tu cita.

¿Te gusta lo que leíste? Compártelo con amigos
María Fernanda de Farfán

Ma. Fernanda es Relacionista Pública de Arte & Armonía, Escuela de Música. Es la encargada de producir contenidos comunicacionales internos y externos para la escuela y gestionar alianzas publicitarias para eventos.

Click Here to Leave a Comment Below